lunes, 8 de octubre de 2018

Hierbas mágicas: Duerme Bien


La importancia de ciertas plantas para personas con problemas nerviosos, de sueño y conciliación espiritual. Las infusiones seguirán siendo una magnifica aliada en nuestro hogar incluso en nuestros lugares habituales de tertulias, cafeterías, bares, restaurantes,etc. Todas estas hierbas mágicas han sabido hacerse un hueco en nuestras vidas a pesar de tener como rival principal el café, ya que éste último se trata de una bebida que reina sobre cualquier otra a pesar de tener bastantes contraindicaciones si se hace un mal uso y se consume en exceso.

Seguro que muchas de nosotras hemos oído más de una vez: ”¿quedamos para tomar café?” y aunque llegado ese momento no se consuma dicha bebida, ésta ha quedado más que establecida en nuestro vocabulario del día a día.

Consigamos entre todos que ese café de las cuatro sea suplantado por infusiones relajantes, nuestro sistema nervioso lo agradecerá y nos sentiremos mucho mejor. A continuación os sugerimos más plantas relajantes y así tengáis un amplio repertorio en vuestro armario para hierbas mágicas:

Borraja

Esta  planta se recomienda en época de estrés además de ser un arma de varios filos ya que, entre otras propiedades, la borraja disminuye el dolor, depura la sangre, es diurética, antireumática y disminuye la tristeza en los hipocondríacos.

Manzanilla

Sus flores se utilizan como infusión para relajar los problemas derivados del aparato digestivo y las molestias intestinales. Además se recomienda una taza en infusión antes de dormir porque tiene un efecto relajante. Os recomendamos adquirir esta planta en lugares especializados a granel ya que se obtiene una infusión más eficaz con las flores naturales que con los sobres que venden en supermercados y grandes superficies.

Ecutelaria

Se trata de una planta con efecto sedante pero no es tan conocida como la melissa o toronjil. La escutelaria alivia los estados de ansiedad y las preocupaciones mentales. Hay que tener en cuenta que si se ingiere una cantidad elevada a una dosis habitual puede provocar efectos secundarios como dolores hepáticos y confusión aunque según diferentes estudios, la escutelaria es adulterada en ocasiones con otras plantas como el camedio, hierba tóxica para el hígado, por lo tanto no existen unos estudios exactos sobre la seguridad de ingerir esta planta. Se recomienda un consumo moderado diario de no más de 2 gramos y ante la duda de peligrosidad, consúltalo con un especialista.

miércoles, 3 de octubre de 2018

¿Eres Diabético y no tienes tiempo para hacer ejercicio?


La falta de tiempo para hacer ejercicio es una de las más grandes mentiras que nos decimos a nosotros mismos. De alguna forma encontramos tiempo para todas las cosas. Si tú eres como muchas personas en el mundo, sabes que debes de hacer ejercicio pero no tienes el tiempo para hacer ejercicio. Solamente uno de cada cuatro adultos hace el ejercicio recomendado de 30 minutos de actividad física moderada la mayoría de los días de la semana.

Los expertos en salud pública dicen que este tiempo tan modesto de ejercicio puede reducir el riesgo de enfermedades como enfermedad del corazón, diabetes tipo 2, hipertensión y algunos cánceres así como mejorar la salud mental y física. “No tengo tiempo” es la explicación que las personas dicen generalmente cuando se les pregunta la razón por la que no hacen ejercicio. Sin embargo, en una sociedad en donde los adultos ven en promedio cuatro horas de televisión al día, es perfectamente claro que “el no tener tiempo” no es la verdadera razón.

La falta de tiempo para hacer ejercicio es una de las más grandes mentiras que nos decimos a nosotros mismos. De alguna forma encontramos tiempo para todas las cosas que son importantes para nosotros, no importando qué tan ocupados estemos. Si profundizamos un poco y tratamos de encontrar razones por las que somos inactivos encontramos seis que son las más comunes:


  • Intimidación: Para la mayoría de las personas, el ejercicio resulta ser complicado y científico sintiéndose incompetentes o ineptos al comenzar a hacer ejercicio.
  • Impaciencia: Las personas quieren un remedio rápido. Aún que les tomó 30 años estar en mala condición física, cuando no pueden estar atléticamente en condición le echan la culpa a sus genes.
  • Resistencia al Ejercicio: Experiencias dolorosas asociadas al ejercicio desde la humillación hasta el abuso sexual pueden hacer que algunas personas se resistan a la actividad física.
  • Expectativas No realistas: Las personas que hacen ejercicio buscan tener un cuerpo perfecto y si es así, seguramente fracasarán. Lo que sí puede hacer el ejercicio es convertirte en una persona más saludable, más energética y feliz.
  • Negación: Muchas personas niegan que se pueden enfermar. Entonces cuando tienen un infarto o un problema física, de repente tienen toda la motivación para re-ordenar sus prioridades y hacer ejercicio.
  • Irrelevancia: Muchas personas ahora piensan que el ejercicio no te produce dinero y solamente es otra tarea más que no es productivo. Sin embargo, el movimiento físico es esencial para la salud, especialmente para manejar el estrés.

La importancia de encontrar tiempo para hacer ejercicio

Debemos de hacer un plan intencionado para hacer ejercicio y esto puede ser un reto. La clave para ser una persona que hace ejercicio con regularidad es dejar de enfocarse en resultados como el perder peso o tener un abdomen plano.

El cambio de verdad viene de adentro tratando de desarrollar sentimientos positivos acerca de la actividad física. De hecho las personas que hacen ejercicio regularmente te dirán que lo hacen debido a que les gusta lo que sienten cuando lo hacen.

El ejercicio puede ayudar a las personas a estar en un estado mental psicológico óptimo. Todas las personas—aun las inactivas—tenemos un deseo de movernos. Aunque este instinto inherente puede ser alterado por pena, intimidación u otras barreras internas, es posible recapturar la alegría del movimiento y los beneficios de la salud. Para lograrlo trata de:


  • Escoger una actividad que disfrutes o has disfrutado en el pasado (como caminar, bailar, nadar o patinar) y has un compromiso para hacerla regularmente.
  • Enfócate en hacer la experiencia lo más placentera posible. Por ejemplo, si te sientes incómoda de que otras personas te vean haciendo ejercicio, hazlo en tu propia casa. Si eres muy consciente de ti mismo, evita verte en espejos
  • Solicita apoyo. Busca a un amigo o amiga para hacer ejercicio.
  • Comienza despacio. Si has sido muy sedentario en el pasado, acepta el hecho que te tardarás hasta algunos meses antes de tener una buena condición física.
  • Acepta el hecho que puedes sentir dolor al principio.


Recuerda que los cuerpos saludables y en condición vienen en todos los tamaños y formas.

Fuente: www.metformina.com.mx
Up