jueves, 13 de diciembre de 2018

La mala alimentación como detonante de la depresión


La depresión una dolencia que afecta la condición anímica, muchas veces por perdida de un pariente, herencia genética, deudas, entre otros. También es un trastorno que puede ser subyacente de otro. En ocasiones aparece sin tener algún motivo que haya perturbada la condición anímica del individuo. Una causa que pasa desapercibida es la mala nutrición.

Cómo la mala alimentación puede ser el detonante de la depresión


Con el ajetreo diario o por otras vicisitudes, como una mala situación económica, muchas veces no se cumple con una dieta adecuada y completa. La comida es como la gasolina en un auto, sin ella el cuerpo no funciona adecuadamente. Comer de forma poco balanceada puede traer consigo muchas consecuencias, entre ellas la depresión. Es importante en lo posible, aportar al organismo de alimentos beneficiosos para tener un ánimo reconfortante.

La cantidad de azúcar en el organismo puede estar estrechamente ligado al estado de ánimo, cuando se encuentra baja se ve afectado el sistema nervioso inmediatamente, ocasionando cambios de humor.

Determinadas comidas pueden provocar depresión son los que tienen cantidades abundantes de grasas, el alcohol, café, entre otros. Hay que tratar en lo posible de consumir alimentos con omega 3, dulces y chocolate, por mencionar algunos. Acortar la medida de nutrientes imprescindibles, trae como consecuencia una condición anímica decaída. Es fundamental comer sano y suficiente, ya que la alimentación sana pero en poca cantidad también tiene el mismo desenlace.

Se debe analizar muy bien los indicios anunciados por el cuerpo y cubrir los requerimientos del mismo. La depresión es padecimiento crónico que no debe ser tomado a la ligera, sea cual sea la causa, se debe acudir a un experto en el área para ser tratada. Es factible la modificación de hábitos elementales para la prevención.
Up