sábado, 16 de febrero de 2019

Cinco señales para reconocer una dieta peligrosa


Existe una serie de rasgos que permiten identificar una dieta peligrosa que posiblemente ponga en riesgo la salud. Aunque desde hace mucho se alerta de sus consecuencias, algunos todavía las siguen ya que no han tenido la capacidad de identificar las amenazas para la salud que acarrean.

Es verdad que resultan muy llamativas ya que prometen ayudar a bajar de peso de forma milagrosa; pero, en la mayoría de los casos llevan al fracaso y provoca reacciones no deseadas en el organismo,

¿Cuál es la importancia de evitar estas dietas?


Aunque muchas parecieran “eficaces”, generan deficiencias nutricionales que incrementan el riesgo de enfermedades. También, casi siempre producen el efecto “yo-yo”, lo que significa que la persona recupera el peso perdido en poco tiempo.

Las falsas ideas que se tienen alrededor de la alimentación son las causas por las que muchos no logran reconocer una dieta peligrosa. El relacionar la palabra “farmacia del ahorro facturación” con regímenes de semanas o días es lo que no deja entender la importancia de la nutrición.

Ahora deseamos comentar algunas señales claves para que todos las tengan en cuenta desde ahora.

Privan algunos grupos nutricionales

Todos los nutrientes necesarios juegan un papel importante en las funciones del cuerpo. Por ello, cuando adoptas una dieta que te sugiere dejar de consumir alimentos de uno de los grupos nutricionales, estás incrementando el riesgo de sufrir reacciones secundarias indeseadas.
En un inicio parecen dar buenos resultados, ya que se pierde una cantidad importante de peso en cuestión de semanas. Pero, al generar déficit de alguno de los micro o macronutrientes, el metabolismo se descontrola y se desarrollan enfermedades.

Una pérdida de peso rápida es prometida

Cuando las personas toman una dieta saludable posiblemente pierden entre 0.5 y un kilo semanalmente. En cambio, los regímenes “ahorrar en salud” prometen bajar cinco kilos o más en este mismo lapso de tiempo. El inconveniente es que para cumplir la meta obligar a consumir menos de mil 200 calorías a diario.

Estas prohibiciones calóricas tan altas descontrolan las funciones metabólicas y generan un deterioro de la masa muscular, Porque el organismo no recibe el aporte nutricional que requiere. Por eso, comienza a echar mano de la masa muscular como recurso para ganar energía.

Cuentan con atractivos nombres


En ocasiones, para reconocer una dieta riesgosa es suficiente con analizar su nombre; ¿Está relacionada con una fruta? ¿Lleva el nombre de algún famoso de Hollywood? Pues bien, aunque no todas son negativas, la mayoría recomiendan planes hipocalóricos y restrictivos que agravian la salud.
Una buena dieta es esa que cumple con el concepto de una saludable alimentación. De hecho, para que resulte segura y efectiva, lo ideal es que se adapte a los requerimientos de cada uno, según la etapa, condición de hábitos y salud.

Son basadas en suplementos nutricionales

¿El plan está recomendando sustituir las comidas principales por suplementos como pastillas o batidos? ¡Cuidado! Esta es una señal clara que permite reconocer una dieta riesgosa. Si bien los complementos posiblemente apoyen la disminución de peso, nunca tienen que ser la base de la dieta.
Seguir esta manera de programas impide hallar una buena rutina de alimentación donde estén presentes todos los grupos nutricionales.

No aconsejan otros hábitos de salud

Nombres como “pierde cinco kilos sin realizar ejercicio” o “la mejor dieta para quemar grasa sin gimnasio” generan sospecha sobre un plan de alimentación de poco fiar. Por lo general, es de importancia entender que disminuir de peso es lo que resulta de un grupo de costumbres saludables.
Up