domingo, 17 de febrero de 2019

No dejes de conocer las diferencias entre los aceites no saludables y saludables


A diario usamos aceites para preparar nuestros variados alimentos. Pero, son pocas las veces que nos detenemos a pensar qué tan saludable resultan, qué tantos beneficios brindan a nuestro cuerpo y si poseen elementos tóxicos.

De hecho, solemos imaginar que no existen aceites saludables o que nos produzcan grandes perjuicios a la salud, Por esta causa, es normal hallar personas que todo el tiempo evitan cualquier estilo de grasa. Es verdad que algunos estilos de grasas taponan las arterias y producen inconvenientes en el corazón, pero esto no es todas las veces.

¿Por qué ingerir aceites saludables?

Los aceites resultan ser ácidos importantes para nuestro cuerpo, pues son la mayor fuente de energía. Nos permiten procesar los diversos nutrientes importantes como las vitaminas K, D, A, E.
Este estilo de aceites son los derivados de fuentes vegetales, Algunos grandiosos ejemplos son el de aguacate, el de girasol o el de coco.

¿Cuál escoger? Grasas vegetales o grasas animales


Las grasas animales se consiguen en los tejidos adiposos de varios animales. Los más frecuentes son la mantequilla, algunos aceites de animales marinos y la manteca de cerdo.

Por su parte, las grasas vegetales pasan por un procedimiento de destilación química. Mediante de esta se extraen líquidos grasos y características de algunas semillas y plantas.

Las grasas animales tienen que consumirse con moderación, pues son las que posiblemente aumenten los niveles de colesterol en la sangre. Cuando las ingieres en exceso, posibilitan la aparición de afecciones degenerativo como diabetes, obesidad y problemas cardiovasculares.

Por el contrario, las grasas de origen vegetal resultan más saludables. Se les considera aceites saludables por poseer aminoácidos necesarios para el organismo y por aportar minerales y vitaminas.

Grasas mono insaturadas, poliinsaturadas y saturadas


Dependiendo de la fuente de las que se extraigan, consumirás aceites dañinos o saludables. Las grasas malas son las grasas saturadas. Justo son estas las que son asociadas a problemas cardíacos y afecciones degenerativas.

Las grasas saturadas producen un gran contenido de colesterol en la sangre. Esto quiere decir que obstruyen el correcto funcionamiento del sistema cardiovascular, engrosando las paredes del corazón y tapando las arterias.

Por el contrario, los aceites saludables brindan ácidos grasos poliinsaturados y graso mono. Estos luchan contra los problemas antes comentados. Pero, no todos los aceites de este conjunto nos dan las mismas ventajas.

La mayoría de los aceites vegetales que hallamos en el supermercado suelen resultar de una combinación de varios aceites por lo que pueden ser altamente tóxicos. Por eso, es muy importante escoger el aceite adecuado y no dejarte guiar por las ofertas.

¿Cuáles son los mejores?


Entre los aceites saludables, los dos más usados son:


  • El aceite de oliva: Es el protagonista de la dieta mediterránea. Entre sus características se halla el no aportar colesterol malo (LDL) a la sangre. Así, es posible disminuir considerablemente la probabilidad de tener alguna afección cardiovascular.
  • Aceite de coco: El segundo de los aceites más sanos es el de coco. Gracias a sus características, el aceite de coco promueve la pérdida de peso, al asimilarse con facilidad en el cuerpo y regular el metabolismo.
Up